• Categorías

  • La función del contador partidor termina cuando entrega el cuaderno particional.

     

    Cuaderno particional.

     

    STS 90/2012.

     

     

    Analizamos la sentencia del Tribunal Supremo 90/2012, en la que se vuelve a pronunciar la Sala sobre la función del albacea contador-partidor y cuando termina.

     

    El causante otorgó testamento en que instituyó a sus cuatro hijas como herederas universales de sus bienes. Además, en una disposición del mismo nombró a dos personas como albaceas contadores partidores, y les prorrogó el límite legal para realizar sus funciones hasta un año después de su fallecimiento.

     

    Los albaceas, realizaron el cuaderno particional.

     

    Una de las hijas del causante, no de acuerdo con dicho cuaderno particional, presentó demanda en el Juzgado de Primera Instancia alegando que su parte de la herencia tal como estaba recogida en el cuaderno le hacía perder más de un 25% sobre lo que por ley le correspondía. Solicitó al Juzgado la remoción de dichos albaceas contadores-partidores.

     

    Sus hermanos, los demandados, se opusieron a la demanda, y los albaceas contadores-partidores alegaron falta de legitimación ya que por ley sus funciones como tales acaban cuando se realiza la partición.

     

    El juzgado de Primera Instancia desestimó la demanda, al entender por un lado que el reparto de bienes entre los hermanos estaba bien hecho, y al recordar que la jurisprudencia de la Sala dicta que la función de los albaceas termina una vez hecho el reparto.

     

    La Audiencia Provincial desestimó el recurso de la demandante dando validez al prinunciamiento en primera instancia.

     

    Así, la parte demandante interpuso ante el Tribunal Supremo un recurso extraordinario por infracción procesal y otro de casación.

     

     

    El recurso extraordinario por infracción procesal lo motivó en la infracción del artículo 218.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, al entender que la sentencia recurrida era incongruente en lo referido a la remoción de los albaceas.

     

    Este motivo se desestima, ya que según la doctrina de la Sala no hay incongruencia en las sentencias absolutorias, porque se resuelven todas las cuestiones suscitadas en el pleito, y al haberse desestimado tanto en primera como en segunda instancia, se debe aplicar dicha doctrina.

     

    En el recurso de casación se denunció la infracción del artículo 910 del Código Civil así como el artículo 1057 del mismo.

     

    En resumen, alegan que la función de los albaceas no termina hasta que todas las partes interesadas han aprobado el cuaderno particional y el haber hereditario que les corresponde pasa a su patrimonio.

     

    El motivo también es desestimado.

     

    El Tribunal entiende que no se ha infringido el artículo 1057 del Código Civil porque dicho artículo dice que es posible encargar a terceros la facultad de repartir el haber hereditario.

     

    En cuanto al momento en que los contadores partidores acaban sus funciones, la Sala dice que la continua jurisprudencia de la misma ha dejado claro que se considera terminada en el momento de entregar el cuaderno particional.

     

    Es por ello que el Tribunal Supremo desestimó los recursos.

    Compartir en
  • Herencias internacionales