• Categorías

  • Discrepancia en cuaderno particional

    Vamos a analizar la sentencia del Tribunal Supremo 417/2004, en la que se pronuncia en un caso de cuaderno particional elaborado por un contador partidor dirimente al no haber llegado las partes a acuerdo.

     

    En este caso, en el recurso llega al Tribunal Supremo, uno de los herederos solicita al Tribunal que el testamento sea dado por válido, un vez que los tribunales lo han declarado nulo.

     

    Se trata de un caso en el que los herederos, que son varios hermanos, reciben como herencia varios inmuebles, tanto fincas como domicilios. Una vez que su madre fallece, se procede al reparto de la herencia. Las diferentes partes llevan contadores partidores propios, y al no llegar a acuerdo con la valoración y el reparto del haber hereditario, se solicita a un contador partidor dirimente para que valore, elabore lotes con los bienes, y los reparta entre los herederos.

     

    Una vez hecho el reparto, los hermanos demandan en los tribunales que se declare nulo el reparto dado que entienden uno de ellos ha sido beneficiado en el reparto,y los tribunales tanto de primera como de segunda instancia les dan la razón, y piden al hermano que entienden beneficiado que devuelva los bienes para que se elabore una nueva partición.

     

    El hermano, recurre al Tribunal Supremo alegando: 

     

    - Infracción del artículo 1073 del Código Civil, ya que entiende que se confunde la acción de nulidad con la acción de rescisión, a lo que el Tribunal  dice que ese alegato no procede en recurso de casación según la jurisprudencia  (SSTS de 11 de Abril y 4 de Junio de 1994 y 4 de Octubre de 1996).

     

    - Infracción del artículo 1077 del Código Civil, al no decir en la sentencia el importe exacto del daño, a lo que dice el Tribunal que está aclarado en las partes previas del proceso.

     

    - Infracción del artículo 1057 del Código CIvil al no haber podido llamar al proceso al contador partidor a no ser que se le exijan responsabilidades por su mal hacer, a lo que dice el Tribunal que una vez hecho el reparto sus funciones se agotan.

     

    Por todo ello el Tribunal desestimó el recurso de casación.

    Compartir en
  • Herencias internacionales