• Categorías

  • Acción de rescisión por lesión en la partición de la herencia.

     

     Cuando el contador-partidor nombrado en el testamento realiza el cuaderno particional, hay casos en que uno o varios de los herederos no están de acuerdo en la parte que les asigna.

     

    Es por ello que a menudo acaban solicitando en los juzgados que se repita el reparto de la herencia.

     

    En este caso en concreto, STS 104/2016, uno de los herederos no estaba de acuerdo con la parte de la herencia que le había asignado el albacea contador-partidor nombrado por el causante en el testamento.

     

    El albacea contador-partidor había incluido en el pasivo de la herencia un crédito contra el heredero demandante por un préstamo a su favor que grababa el inmueble de la causante. En otras palabras, el resto de los herederos libraron el inmueble que les dejaron en herencia de un crédito hipotecario del que sólo se beneficiaba el heredero demandante utilizando los bienes que a dicho heredero le correspondía heredar.

     

    El demandante alegó que dichos créditos hipotecarios no podían incluirse en el haber hereditario.

     

    Por su parte, los demandados formularon demanda una reconvencional en que solicitaron al Juzgado que el demandante les abonase una cantidad de dinero al resto de coherederos en concepto de devolución del préstamo solicitado por la comunidad hereditaria para liberar el inmueble del gravamen, ya que no fue suficiente con la legítima que le correspondía al heredero demandante.

     

     

    El Juzgado de Primera Instancia desestima tanto la demanda como la reconvención.

     

    Considera que el préstamo realizado por uno de los coherederos nunca puede integrar el activo de la masa hereditaria sino que debe computarse como un préstamo a la misma. Dio por acreditado que con la masa hereditaria se pagó una deuda del demandante para que los acreedores no ejecutaran la hipoteca. Estima que el albacea contador-partidor no realizó mala gestión, sino que actuó correctamente.

     

    Ambas partes recurrieron ante la Audiencia Provincial, que desestimó las pretensiones del heredero demandante al dar por válida la sentencia de primera instancia.

     

    En cuanto a la reconvención, la Audiencia Provincial dio la razón a los otros herederos, por lo que obligó al demandante a pagar la cantidad que habían solicitado en concepto del dinero que tuvieron que pagar del préstamo hipotecario y que no pudieron obtener de la herencia del demandante.

     

    Con ello, el heredero demandante interpuso recurso de casación ante el Tribunal Supremo al amparo del artículo 477 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, articulado en tres motivos.

     

    El primero, por infracción del artículo 1158 del Código Civil y la jurisprudencia, al considerar a la comunidad hereditaria un tercero a efectos de pago por tercero regulado en tal precepto.

     

    Este motivo fue desestimado. El Tribunal entendió acreditado que el pago de la deuda se hizo en interés de la comunidad hereditaria, pues gracias a que uno de los herederos pago la deuda sin intereses para la comunidad hereditaria evitó que el inmueble perdiera valor dado los elevados intereses de demora que comportaba el impago de la deuda por parte del actor demandante.

     

    Entiende que el albacea contador-partidor actuó correctamente al incluir este préstamo de uno de los herederos en el activo de la herencia.

     

    El segundo motivo del recurso de casación, alegando la infracción de los artículos 1158, 1210 y 1212 del Código Civil así como la jurisprudencia del tribunal, también se desestimó porque al igual que le primer motivo del recurso, también consideró la comunidad hereditaria como un tercero, punto que el Tribunal ya desestimó en el primero.

     

    El tercer motivo, por infracción de los artículos 1281, 1282 y 1289 del Código Civil, fue desestimado por la forma en que lo formuló como por la cuestión de fondo, al intentar alegar que desconocía el préstamo de uno de los herederos al haber hereditario.

     

    Es por ello que el Tribunal Supremo desestimó el recurso, dando por buena la sentencia de la Audiencia Provincial.

     

    Compartir en
  • Herencias internacionales